viernes, 17 de abril de 2009

EL NO ASESINATO DE LA NO ENFERMA

Miriam sufre la enfermedad invisible, ésta le obliga a soportar dolencias de todas clases: conjuntivitis, diarreas, insomnio, rechinar y desgaste de dientes, cansancio crónico, cefaleas… y veintisiete dolores más. Su sino y el mucho trabajo desde hace mucho tiempo, en aras del bien común y la cotización a la Inseguridad General, le han hecho la puñeta por completo. Su peregrinaje mensual comienza en el traumatólogo y el endocrino, continúa en el hematólogo y el digestivo y concluye en el psiquiatra.



Esta mañana ha tocado visita a la Sra. Hematóloga del Descontrol Autonómico de Calamidades. La Sra. Hematóloga del DAC es una de esas pseudoprofesionales que, una vez acabada la carrera, no ha abierto un solo libro de medicina que haya sido editado después (…ni antes).



“Dígame señorita, ¿qué le ocurre?”

“Pues verá, tengo la enfermedad invisible y mis análisis siempre reflejan, inexplicablemente, un número altísimo de leucocitos”.

“Bueno, que tiene la enfermedad invisible lo dice Vd., ¿no?... es una mera apreciación suya, quiero decir”.

“No, no lo es, es una realidad, lo dicen los exámenes, las pruebas, los diagnósticos y los dieciocho doctores que me han visto”.

“Ya, ya, pero ¿sabe Vd. que la existencia de la enfermedad invisible no es algo claro y pacífico en la doctrina médica actual?”.



(...)

La Sra. Hematóloga ha sufrido un grave percance esta tarde. Dicen que ha sido decapitada, le ha caído un hacha del techo mientras se encontraba sentada en el váter de su consulta. Es un hecho por todos conocido, claro y pacífico, que los chiquillos salen de la FP sin tener ni idea, igual te colocan un hacha en la caja de herramientas, que en la estantería de las películas de terror o en el techo del cuarto de baño. Una enfermera dice que vio entrar a nadie al baño, con una enorme mochila transparente al hombro, segundos después de que lo hiciera la Sra. Hematóloga.



La Sra. Jueza viene de camino, tiene que levantar el cadáver, el tronco por un lado y la cabeza por el otro. Han avisado al Sr. Forense, debe realizar la autopsia y determinar cuál fue la causa de la muerte. Quizá llegue a la conclusión de que la Sra. Hematóloga no está muerta, sólo malherida, quizá el hacha no exista y el metro y medio de distancia de separación entre su cuerpo y su cabeza no sea más que una impresión errónea de la doctora, una mera apreciación suya.



6 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Hola guapa,
Y bienvenida de nuevo!
Veo que te has renovado, me gustan los cambios.
Me gustan los dibujitos y el nuevo aire de las entradas.

Me ha gustado mucho lo de tu vecino que vive sus logros con mucha intensidad (yo también he tenido bonitos encuentros con la policía, los vecinos, los ruidos).

Vaya! "pobre" hematóloga, ella que era tan abierta de mente, y tan comprensiva, y haber muerto ... bueno, como tú has dicho, a lo mejor no está muerta y es solo un mal diagnóstico.

Chocolatecontrocitos dijo...

Gracias por la visita y el comentario. Te lo agradezco mucho... está bien escucharos... para hacerme una idea.

Ya sabes, renovarse o morir, mejor renovarse, reinventar, coger un poco de verdad, un poco de mentira, de aquí, de allí y nada, ver qué sale...

Un beso y buena semana.

peibol dijo...

Me ha resultado de lo más interesante el relato, por las muchas lecturas que tiene, pero no dejo de preguntarme si tiene su parte autobiográfica... ¿la tiene?

Chocolatecontrocitos dijo...

Peibol, cuánto tiempo!! Me alegra verte por aquí... leí que María se ha marchado... puf, no he llegado a tiempo para despedirme...

Gracias por tu comentario, te diré que, afortunadamente, no es autobiográfico (menos mal!!!, lo que me quedaba)... pero sí he pasado unos momentos/meses un tanto "raros" y he vuelto o lo intento...

En realidad esta nueva etapa del blog va a ser un poco más "fantástica", me parece a mí... no seré yo, al menos, no siempre o no del todo... seré yo un poquto, otros mucho, lo que puediera ser pero no es... eso sí.... has dado en el clavo con lo de las "muchas lecturas"... no todo es lo que parece en mis relatossssss..... un abrazo fuerte!

Ocho dijo...

¡Mira como has vuelto y yo no me habia enterado!

Mola el nuevo aire fantasioso, a veces puede ser incluso mas personal que una anecdota real.

Un placer leerte de nuevo por aqui, permanecere a la espera.

¡Saludos!

Chocolatecontrocitos Pat dijo...

Muchísimas gracias por el mensaje. Llevas toda la razón... desde luego... nos leeremos... saludos...