domingo, 25 de enero de 2009

VIDA DE GALGOS

Dicen algunos cazadores que quienes no compartimos su peculiar visión del amor a los animales somos unos descerebrados. Será por eso por lo que siento mi cabeza tan ligera, vacía pesa menos.

Será esa la razón de que me resulte total y absolutamente incomprensible que pueda encontrarse diversión en disparar a un animal, abatirlo, despellejarlo y hacer ostentación de la hazaña.

Sin embargo, la parte más repugnante de la caza no es la caza en sí. Nuestros singulares amantes de los animales tienen la poquísima verguenza de condenar a muerte a sus fieles compañeros, a los perros, a los galgos, que les siguen en sus matanzas.

Soy incapaz de maltratar vuestros ojos con fotografías durísimas, sumamente desagradables, en la que podríamos comprobar lo asqueroso que puede llegar a ser el hombre.

El perro, cuando ya es mayor o no cumple las expectativas del amo-cazador o cuando a éste le da la realísima gana, es abandonado a su suerte en el campo. Lo que ya es un acto absolutamente reprobable puede convertirse en algo tremendamente cruel, si el perro es atado por el cuello, impidiendo que pueda moverse para buscar comida o agua, muriendo de hambre y sed días después, tras una enorme agonía.

Hay que ser muy poca cosa para hacerle algo así a una criatura tan linda, tan leal y noble como un galgo, como cualquier perro.

Yo supongo que hay personas, cazadores, dueños, amos, que, al tener tan cargado el cerebro de neuronas letradas e instruídas, no les queda en él ni una pizca de sentido común, sensibilidad, lógica y civismo. Apuesto mi mano derecha a que tienen el alma ligera, tan vacía como según ellos tengo yo el cerebro.

Afortunadamente hay personas que soportan un peso enorme, porque tienen el alma llena de amor, y también de pena y dolor, por el sufrimiento que cargan, por el daño que intentan reparar, daño causado deliberadamente por otros.

Las personas con el alma llena dedican su tiempo y su cariño a ayudar, a construir, a sanar, son personas como Virginia Contreras, a la que desde aquí muestro mi admiración, por su constancia, su ánimo, su temple y su amor a los animales. Sus dos blogs, dos tesoros, son continuamente actualizados, están siempre repletos de historias de verdad, tristes y alegres, de llamadas de ayuda y sonrisas de felicidad.

Debo decir que visito regularmente sus blogs
Si me adoptas te prometo que nunca te abandonaré
y Kiara y sus amigas, los leo prácticamente todos los días, y he de confesar que en muchísimas ocasiones me quedo sin palabras -lo que es, creedme, poco común-. Ella siempre las encuentra, siempre está ahí para gritar, para auxiliar, para colaborar.

Desde aquí, desde este post, mi total, absoluto y rendido reconocimiento.

Lástima que para apreciar la luz, tengamos que vivir la oscuridad.




7 comentarios:

peibol dijo...

Casualmente esta mañana estuve viendo un reportaje sobre eso; una reportera entrevistaba a ecologistas y cazadores, para luego montar el video y que se viera la disparidad de criterios. Los cazadores se retrataban poniéndose a la defensiva o dando argumentos tan estúpidos que mejor sería que se quedaran callados.

Cuando uno ve estas cosas y ve perros abandonados al ir al monte (es muy impactante estar acampado, y ver pasar sombras de perro por fuera de la caseta), se le despierta al psicópata que lleva dentro, y se relame pensando en cómo le gustaría ver a esos hijos de la gran puta colgados por los huevos.

Así como el mundo cada día se va más a la mierda, me gusta pensar que todo lo relacionado con el maltrato a animales va hacia atras, que cada vez está peor visto, y que las nuevas generaciones no siguen esa estela. Soñar es gratis. ¿no?

Saludos

loquemeahorro dijo...

Son sádicos, porque no se conforman con matar a los perros, además lo hacen con mucha crueldad, porque disfrutan causando sufrimiento.

Y precisamente se lo causan a los que poco antes les han ayudado.

Y para todo tienen excusas! si son los mayores ecologistas, según ellos, claro.

Sí, hay que pensar que esto va a menos y que veremos el día de la famosa ley de protección de los animales y hasta que se respete...

Baasgalgo dijo...

Esta cada vez peor visto pero tambien encontramos cada vez mas animales abandonados y como siempre las perreras a tope de galgos y otros perros de caza.....
Mira el siguinte articulo sobre los galgos salvados en Jerez
http://www.baasgalgo.com/index.php?option=com_content&task=view&id=328&Itemid=122&lang=es

Chocolatecontrocitos dijo...

Peibol, llevas toda la razón, los cazadores suelen repetir argumentos bastante poco elaborados, no dan para más.

Te has expresado con mucha claridad, yo no lo habría hecho mejor... yo creo que sí, que no hay mucha afición a la caza entre la gente más joven... ojalá siga así... saluditos.

Es cierto, loquemeahorro, es sadismo, es una crueldad tan grande con el que ha estado a su lado hasta entonces... hay que ser malo, malo, malo... desde luego, sí que estoy de acuerdo en que la protección legal es insuficiente... si te plantaran una buena multa a las primeras de cambio... otro gallo cantaría...

Saludos a Baasgalgo... seguiremos haciendo lo que esté en nuestras manos para que se vea mal, peor, para que se sepa lo que está sucediendo... gracias por tu visita y mucho ánimo. Desde aquí un abrazo fuerte.

Mike dijo...

Un video maravilloso. Creo que la situación mejoraría si se endurecieran las leyes contra el maltrato y el abandono de los animales.

Aunque fuera impopular para muchos.

Saludos!

Perséfone dijo...

Como en todos los ámbitos de la vida, no se puede meter a todo un colectivo en el mismo saco.

Quizás no pueda opinar al respecto con demasiada objetividad, puesto que mi padre es cazador (caza menor y severamente regulada, por supuesto), y aunque nunca estuve del todo de acuerdo con él si puedo decir bien alto que me ha enseñado que en este mundo hay muchos tipos de cazadores y que, paradójicamente, ha sido él mismo quien nos ha transmitido tanto a mi hermano como a mí un amor incondicional por los animales.

Y puestos a comer carne, prefiero la de un animal que ha vivido libremente en el cambo que la de otro que vive hacinado y matratado hasta que le matan Dios sabe cómo.

Podría contarte un montón de cosas que quizás te ayudase a entender su punto de vista, pero no quiero que pienses que le defiendo o que le estoy quitando hierro al tema que tratas en la entrada.

Me cuesta muchísimo creer que alguien que es capaz de cometer tal atrocidad se autodenomine amante de los animales. De hecho hasta me cuesta creer que trate bien a las propias personas.

Aquí no sólo faltan leyes, sino ganas de crearlas e, incluso, de hacer cumplir las pocas que ya existen.

Un saludo.

Superpatata dijo...

Hace unos años, cuando iba a la sierra con mi familia un domingo, justo antes de llegar a una gasolinera, el coche que iba delante nuestra paró y dejó a un perro, un pastor alemán, tirado en la calle, y el coche se fue pitando. Si hubiérais visto al pobre perro ir detrás del coche... me dio muchísima lástima, desde entonces estoy traumatizada con aquella escena, nunca se me olvidará. Me imagino al pobre perro pensando: ¿porqué me han dejado tirado aquí? Eso es de ser muy poco humanos, de verdad.
Saludos.