viernes, 10 de julio de 2009

CARA Y CRUZ

CARA O DON AMOR

Don Amor es una arquitectura humana de ojos preciosos y brazos sólidos. Don Amor es una boca jugosa custodiando la retaguardia perfecta. Don Amor es una sonrisa completa sobre un torso de mármol. Don Amor es una tentación inmensa, una inspiración interminable, una fábrica de musas que canturrean a mi alrededor continuamente y acaban dándome dolor de cabeza.

La aspirina no borrará la luz de tu mirada ni apagará el canto de las musas.

CRUZ O TIRAR LA ROPA POR LA VENTANA

Llueve todos los días en mi cabeza, pero nunca en mi rostro. La tristeza ocupa todo mi cuerpo, menos mis ojos. Traes un vaso diminuto para vaciar de agua mi cerebro inundado. En cualquier caso, ya es tarde. Hace tiempo que me ahogué y se mojó la colada. No, no te molestes, puedo sola con mi alma, es lo único que tengo ahora. La arrastraré con la poquita dignidad que me queda y la dejaré en algún rincón, donde no estorbe y podamos descansar las dos.

Ya sabes, la ropa mojada pesa mucho más, sobre todo cuando la llevas tú sola.

5 comentarios:

estodevivir dijo...

Que bien está esto.
Cara, siempre cara. La cruz, nunca mejor dicho, se lleva por dentro, bien escondidita para que no se atreva a sacar cabeza...

peibol dijo...

Me gusta tu "recién descubierta" (de cara al público), faceta de escritora/novelista. Siempre te leo, aunque a veces no te comente por no saber por dónde llevar el comentario. ¿Y si no estoy a la altura? :s

Un saludo

Pat Lawriter dijo...

Gracias por la visita y el comentario a los dos.

La cruz, por dentro... desde luego... ¿qué otra cosa podemos hacer?

milibreria dijo...

¡Cómo me gusta lo que escribes!
No sé qué decirte, lo mismo que le digo a estodevivir y a loqueahorro: preparen un libro!
¡Y véndanme uno a mí!
Un saludo
AD.

Superpatata dijo...

Por supuesto me quedo con la cara, dan más ganas de quedarse con ella con la forma en que la has descrito.
Saludos!!