lunes, 3 de noviembre de 2008

EL ALCALDE DE ZARRA O EL NEGOCIO REDONDO


Detenidos el alcalde de Zarra y su hijo por supuestos delitos urbanísticos

Desde luego, la familia que delinque unida, permanece unida. Ésto sí que son un padre y un hijo que se quieren, se respetan y se ayudan, en lo bueno, en lo malo, en lo ilegal...¡vamos, en lo que haga falta!

Según afirma la Fiscalía Anticorrupción, el padre distraía dinerito del Ayuntamiento para cederlo a la empresa constructora del hijo, a la que concedía licencias que le permitían edificar y comercializar casitas de apero-chalets.

Por favor, imaginad la típica escena familiar, en el saloncito de casa. Mami calienta la sopa en la cocina, la hermanita hace punto de cruz, el papi suma billetitos oscuros con la calculadora científica del hijo mayor. Entra en escena el hijo mayor.

"Papi,papi, ¿tienes cinco minutos?" -pregunta pizpireto.

"Dime hijo, dime, ¿qué necesitas?".


"Pues verás, papá, es que he visto un terrenito la mar de mono, allá en el Cerro Cabezón, rústico, el terreno rústico... ya lo sabes tú, porque tú, papá querido, eres el Alcalde del pueblo...pues ya te digo, más bonito el sitio... ¡con unas vistas!"
-en las vistas, se le suaviza la voz, como la seda.

"¿Y qué tenías tú pensado hacer en el terreno,hijo de mi alma?" -mi cosita, mi corazón, mi niñito lindo...

"Hombre, pues yo sé que en el rústico, la casita de aperos va... pero, yo había estado madurando una idea... una casitas, doscientos metros cuadrados, piscina, jacuzzi..." -digo yo...

"Hijo, no te olvides del jardín, que hace falta un huerto en los rústicos... y la piscina, alberquita de toda la vida... uhmmmm, buena idea, hijo, buena idea..." -dice más ancho que pancho.

"¡¿Entonces te parece bien, papá, te parece bien?!" -feliz como una perdiz.

"Sí, sí, me lo parece (FRIENDS), pero ¿tú cuánto dinero tienes ahorrado? ¿has roto la hucha? ¿cuánto tienes?"
-pregunta pero sin preocupación.

"Padre, tengo que ser sincero y honesto contigo (¿¿??), poca cosa tengo... pero la idea es buena... ¿podrías tú...?"
-por favor, por favor, por favor.

"Pues claro que puedo hijo, no se hablé más, mañana mismo la partida de limpieza y festejos para este año, la dejo apartadita para lo tuyo y la licencia, me la pides, que te la doy en un par de días..." -orgulloso, lo tiene todo resuelto.

"¡Ay, papá, qué generoso y bueno eres (¿¿??)...!, ¿me puedo llevar tu coche esta noche, que voy con unos amigos a la ciudad...?" -ruega con voz melosa otra vez.

"Claro hijo, pero ten cuidado, no vengas tarde".

"Eh, tú" -grita la madre desde la cocina, levantando la nariz de la olla de sopa- "antes de irte, saca al perro..."

"Sí, mami, voooooy....".


¿Quién no ha oído una conversación como ésta alguna vez? Unos piden la paga, otros la moto o el viaje, y éste, más listo, más crecido y más caradura, pide pasta y licencias.

Y su padre, que lo quiere, lo ama y lo adora, se lo da... no sea que el niño se frustre y se convierta en un infeliz, envidioso y egoísta... comó él, como lo que es.

2 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Es que ya se sabe "quién a los suyos se parece, honra merece".

Oye! es que el refrán no hace excepciones sobre si "los tuyos" son unos corruptos de tomo y lomo.

Es como lo de "quién avisa no es traidor". Asesino, ladrón, violador.... puede, pero traidor, no. Ah, bueno!!

Gracias por el enlace, "te enlazo" mañana sin falta!

Besos

Chocolatecontrocitos dijo...

Pues eso, la familia es la familia... ¿qué te vas a esperar?

De nada. Un placer.